50 sombras marrones

 

Cuando viajas sabes que te expones a un sin fin de nuevas experiencias, anécdotas, imprevistos, chascos, pero después de todo es por eso por lo que lo haces, para salir de la rutina y el cotidiano aburridor. Pero te preguntas, como no intoxicarse viajando ? Como evitar 5o sombras de marrón?

 

Digamos que esto no me paso a mí, sino a Florentino y Eva, una feliz pareja de colombianos en Nepal. Habían pasado unos 10 días caminando alrededor de las Annapurna, un paseo exuberante alrededor de una cadena montañosa del Himalaya con algunos de los picos más altos del mundo. Durante esos 10 días comen y duermen en refugios en la montaña, en donde es fácil imaginar que a causa de la altura es difícil traer alimentos por lo tanto la dieta es bastante frugal…mira es simple : es arroz y lentejas con curry y se llama Dal Bhat.

 

como-no-intoxicarse-viajando
Un Dal Bhat señoras y señores

Que hay para el almuerzo Basanta?” pregunta la chica al guía, “Dal Bhat” responde él sonriente. “Que hay para la cena Basanta?“, “Dal Bhat“. Al día siguiente, “Que hay para el almuerzo Basanta?“, “Dal Bhat” y así sucesivamente cada p… día. Pues ya se imaginarán que al cabo de 10 días están hasta el gorro de Daaaaal Bhaaaaaat!

 

Una vez acabada la caminata, la pareja continua su viaje en el país del Everest pero esta vez hacia la capital, Katmandú. Cogen un hotel en Thamel el barrio de mochileros de la ciudad y que tiene una oferta culinaria impresionante : restaurantes chinos, tailandeses, italianos, vietnamita, franceses, libaneses, coreanos, en fin, justo lo que necesitan: buena comida y variada!

 

Sintiéndose en un paraíso gastronómico y aprovechando los precios ridículamente bajos del país, empiezan con un desayuno americano, siguen con un almuerzo coreano y terminan con una cena libanesa…que delicia comer otra cosa que no sea arroz y lentejas!

 

Pues a la mañana siguiente al chico le duele mucho el estomago y desde temprano empieza a visitar el baño…1, 2, 3, 4, 5 veces, es un verdadero “diluvio” por no ser más específica. La chica tiene el estomago un poco revuelto pero nada de que preocuparse. Ambos llegan a la conclusión que la ensalada que se comieron en el libanés fue la causante pues seguramente lavaron las verduras con el agua no potable de la ciudad….sí, claro.

 

Al cabo de 3 días en que el chico no sale del hotel porque su mejor amigo el baño no lo puede acompañar, se siente mejor y decide salir a comer.

 

  • Oyeme el coreano estaba buenísimo, repetimos?
  • Dale de una, a mi también me encantó, y esta vez quiero pedir el bbq de carne que pediste tú que estaba increíble

 

Llegan al restaurante, piden ambos el bbq y comen como reyes. Luego mientras visitan un par de templos el estomago les empieza a crujir a ambos…y retorcijones, horribles retorcijones! Corren desesperados de vuelta al hotel y cuando llegan se pelean aferradamente por quien entrará primero al baño! Manotazos vuelan a la chapa de la puerta, empujones van y vienen pero siendo más fuerte, el chico gana y se encierra en al baño a sacar todo su dolor!

 

Pero que diablos nos volvió a hacer daño??????

El maldito coreano….desde un principio fue el maldito coreano!!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *