Es drogada para violarla en vuelo internacional

María, una joven española de 23 años es drogada para violarla en vuelo internacional cuando decide viajar sola a Asia por primera vez. Sin sospechar lo que esta a punto vivir y emocionada por la aventura que comienza, la joven toma el vuelo Paris-Bangkok con escala en Abu Dhabi de la compañía Etihad Airways.

 

Realiza su escala sin ningún inconveniente y se embarca en la conexión Abu Dhabi-Bangkok. Al entrar, las bellas azafatas vestidas de beige y rojo le dan la bienvenida con una gran sonrisa y le indican, en un inglés perfecto su lugar en el avión. La joven no puede evitar notar que el avión esta casi vacío con hileras e hileras sin pasajeros.

 

Feliz, ella toma su plaza en una ventanilla de la izquierda, y después de guardar sus cosas en los compartimientos se sienta en le brazo izquierdo de la silla para ver a los pocos pasajeros entrar al avión.

 

Entre ellos, entra un señor de unos 50 años, piel oscura, vestido integralmente de blanco, usando esos trajes típicos del desierto : túnica blanca, una especia de pañuelo blanco que cubre enteramente la cabeza y que es retenido por una círculo negro.

 

Se sienta justo detrás de ella y tan pronto se acomoda entabla conversación. Se llama Abdel, es una persona amable, de buenos modales, culto y que en general da una buena impresión. María, aunque dudosa, decide responder cortesía con cortesía y sigue la conversación. El hombre, cada vez más interesado no cesa de hacer preguntas : de donde eres? Cuantos años tienes? Es tu primera vez en Bangkok? Viajas sola? Donde vives? En que trabajas?

 

Ella responde la verdad a unas preguntas y miente sobre otras, tratando de no desvelar la totalidad de sus planes, sobretodo que es su primera vez en Asia y que está sola. Muy segura de sí, ella dice que viaja a visitar a unos amigos venezolanos que están viviendo en Tailandia. Sin embargo, el hombre, quien parece entrenado en interrogatorios, insiste en hacer las mismas preguntas una y otra vez pero de manera diferente, como queriendo descubrir cuales respuestas son verdad y cuales mentira : con cuantas personas me dijiste que te ibas a encontrar en Bangkok? Que hacen tus amigos allí? Hace cuanto viven allí?

 

Ella trata de cortar la conversación diciendo estar cansada, pero él no la deja. Los instintos de María la alertan, hay algo extraño, fuera de lugar. Abdel le propone sentarse junto a ella para hablar mejor pero ella logra frustrar la intención del hombre. Después de un rato de silencio, él le pasa un paquete, una caja no mas grande que un perfume, empacada en papel blanco. “Me ha gustado mucho hablar con usted, me gustaría obsequiarle este perfume que compre en el duty free”. María intenta rechazar el regalo pero Abdel asegura que es una ofensa máxima en su cultura rechazar un regalo. Ella lo acepta, lo toma y sin abrirlo lo deja en la silla contigua.

 

Abdel retoma la conversación, preguntando nuevamente las mismas cosas : de que parte de España vienes? Cuantos días estarás con tus amigos en Tailandia? Viven ellos allí? Que hacen? Cuantos hombres son? María siente que va a vomitar. Lagrimas se acumulan en sus ojos y de pronto empieza a sentirse mareada…siente que poco a poco se sume como en un sueño “Será el miedo? Que me esta pasando? Me pesa el cuerpo!” cuando de pronto oye a Abdel que dice muy bajo : “no te preocupes, todo saldrá bien, relájate”.

 

Con la última gota de consciencia y de fuerzas se levanta de su lugar y tropezando llega hasta donde están las azafatas en donde con sus últimas fuerzas dice “ayuda estoy sola” y se desploma. Al cabo de unos minutos recupera la conciencia y relata su experiencia en lágrimas, pudiendo ver la preocupación y angustia de todo el equipo. Una azafata va a recoger sus cosas y le asignan un lugar en el extremo opuesto del avión. El “regalo” es devuelto al hombre y el jefe de cabina le pide venir verlo directamente si el hombre intenta acercársele de nuevo; finalemente le recomienda al bajar del avión, mantenerse alejada de Abdel.

 

Al llegar a Bangkok, ella vigila discretamente a Abdel y una vez él ha pasado los controles aduaneros, ella espera un buen rato antes de continuar su camino, hacia la ciudad sana y salva. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *