Estafan a turistas frente a la policía

Todos sabemos que ladrones hay en todos lados e intentos de estafar a los turistas aún más. Pero que la policía este al tanto y no haga nada para evitarlo….

Una pareja de chilenos recién llegada a Pekín, decide ir a visitar la famosa ciudad prohibida. Ya están cerradas las entradas, así que ella decide acercarse a las taquillas para obtener información sobre precios y horarios. Mientras tanto, al chico se le acercan 3 mujeres, chinas ellas de 30, 26 y 22 años. Vestidas a la occidental, tienen buenos modales, hablan perfectamente inglés, son amables e interesantes.

 

Encantadas con el encuentro, ellas proponen ir a tomarse un té a algún lugar cercano, así que caminan todos y optan por lo que parece ser una sala de té cualquiera. Es un lugar grande, divido en salas individuales con puerta. Entran a una de ellas pintada completamente de blanco, con dos cuadros de paisajes típicos, de esos que se ven regularmente en los restaurantes chinos. Se sientan en unas sillas de madera oscura que rodean una mesa de la misma madera protegida por un vidrio. La líder del trío de chicas, propone probar el vino chino, una novedad que ella asegura vale la pena. Son 5, así que cada uno pide una copa. Además, deciden probar también el té local, que este seguro que sí debe ser una delicia.

 

La conversación fluye y llega el momento de pagar la cuenta. A la pareja de chilenos le toca pagar ¥1.500…es en yenes así que acabando de llegar al país, es muy difícil hacerse una idea real de los precios. El chico paga con tarjeta de crédito, las chinas pagan en efectivo…cuando de repente e intempestivamente entra al lugar un francés, exaltado y gritando : es una estafa, es una estafa!  Haciendo rápidamente cuentas, la pareja se da cuenta que acaban de pagar US$250 y que en cualquier lugar del mundo 2 copas de vino y 4 tasas de té por ese precio es exagerado. Y ahí empieza el escándalo.

 

Las chinas salen corriendo del lugar y la pareja junto con el francés y su mujer deciden atrincherarse dentro de la sala de té, justo a la entrada para hacer un escándalo digno de telenovela mexicana. La gente pasa y mira con asombro mientras el recién formado grupo de 4 y el chino propietario del lugar se gritan cualquier cantidad de improperios y amenazas. La chica decide salir y llamar a la policía. Estos llegan al cabo de unos 15 minutos. No preguntan que pasó, hablan brevemente con el propietario del lugar e invitan a todos dentro de la sala de té. La policía sabe exactamente que ha pasado y sólo preguntan en un inglés dudoso : “cuanto quieren de vuelta?”. Yo pienso, “Que que? como así que cuanto queremos de vuelta???” Uno de los agentes de policía le exige al propietario que devuelva el dinero, pero este rehusa. El policía le dice un par de cosas en chino y este último se ve obligado a aceptar. Al salir del lugar, la chica le pregunta a la policía porque no cierran estos lugares si saben que roban a los turistas. Él, con tranquilidad responde : “lo sabemos, es así, siempre ha sido así. No los vamos a cerrar por eso”. Seguramente reciben su parte por hacerse los de la vista gorda….

 

Al día siguiente, se acercan a la embajada chilenapara reportar el caso. Es así como se enteran que esta es la estafa más corriente de no sólo Pekín, sino también de Shangai y que se hace con todo : telas, joyas, té y hay personas a quienes les han estafado miles de dólares. Es más, si el turista rehusa pagar, son llevados a una sala oculta a “negociar” en donde un maestro kunfu los hace pagar a golpes.

China es un país hermoso pero en donde mucha gente tratará de estafarte sin escrúpulos y la policía no intervendrá si puede evitarlo. Así que siempre alerta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *